• Tratamiento eficaz con el Apósito para callos 

    Los callos y las durezas son dos problemas en los pies que pueden causar irritación y dolor. El Apósito para callos Salvelox ayuda a reducir el dolor, aliviar la presión y eliminar los callos y las durezas. La compresa del apósito contiene ácido salicílico (40 %), que es una sustancia conocida y probada contra los callos. Empiece el tratamiento hoy mismo y no permita que los callos o las durezas estropeen su día.

    • Ayuda a eliminar el callo
    • Reduce el dolor
    • Alivia la presión
    • Evita la fricción

     

  • Callos y durezas

    Los callos y las durezas son capas gruesas y endurecidas de piel causadas por un exceso de presión o fricción. Los callos son masas de piel con forma de cono o circular que producen dolor y suelen aparecer en los dedos, la planta o los laterales del pie. Las durezas son zonas de piel endurecida ligeramente más grandes que suelen formarse en las plantas de los pies o en las palmas de las manos.

  • Causas

    Pueden formarse callos y durezas debido al uso de zapatos ajustados, tacones altos o el hecho de llevar zapatos sin calcetines. También pueden aparecer si el pie roza con una costura o puntada interna del zapato. En las manos también pueden aparecer callos, por ejemplo, por tocar instrumentos, escribir o usar herramientas sin guantes.

  • Cómo tratar los callos

    Un método clásico es limar el callo hasta que desaparezca, aunque es un proceso que requiere mucho tiempo: hay que limpiar, hidratar y limar los pies cada día durante unas cuantas semanas. Si desea usar un método más eficaz y fácil, solo tiene que tratar el callo con el Apósito para callos Salvelox con ácido salicílico (40 %).

  • Cómo usar el Apósito para callos

    Asegúrese de que la piel está limpia y seca. Aplique el Apósito para callos Salvelox sobre el callo y asegúrese de que el centro del apósito está colocado directamente sobre el callo o la dureza. Cambie el apósito a diario. Al cabo de cuatro de tratamiento, podrá eliminar el centro del callo con un baño de agua caliente con jabón o sal. Si lo considera necesario, repita el tratamiento.

    Para obtener más información, consulte el prospecto.