• ¡Di adiós a las ampollas!

    Las ampollas suelen aparecer al utilizar zapatos nuevos o ajustados, sandalias o zapatos de tacón sin calcetines o medias. El riesgo de que aparezcan ampollas también aumenta cuando los pies están calientes e hinchados, por ejemplo durante un entrenamiento, al caminar o un día caluroso.

    Cuando aparece una ampolla, el organismo suele formar una bolsa llena de líquido para proteger el área irritada. Lo que pocas personas saben es que la bolsa de la ampolla ayuda a que la herida se cure antes. Evite pinchar la ampolla, ya que esto aumenta el riesgo de infecciones y retrasa el proceso de curación.

    Si tiene una ampolla, debe intentar minimizar la fricción y la presión en el área afectada. Utilice un calzado cómodo que no roce con la ampolla. Utilice apósitos específicos para ampollas para proteger la ampolla, aliviar el dolor y acelerar la curación.

  • Descubra la mejor manera de prevenir las ampollas

    Zapatos nuevos
    La mejor manera de evitar la aparición de ampollas al estrenar zapatos es caminar con ellos por casa unos días antes de empezar a usarlos de verdad. De esta forma, los zapatos se ablandarán y descubrirá las áreas expuestas donde los zapatos crean más fricción en sus pies. Utilice calcetines o medias cuando estrene zapatos para proteger la piel de la fricción.

    Prevención con apósitos para ampollas
    Aplique un apósito para ampollas en el área expuesta, allí donde los zapatos rozan o presionan su pie. El apósito para ampollas ayuda a proteger la piel de la fricción, previene la formación de ampollas y alivia la presión y el dolor. Cuanto antes utilice el apósito para ampollas, mejor podrá prevenir su aparición.

    Pies secos y limpios
    Si tiene previsto caminar largas distancias, es importante que utilice un calzado cómodo y que se cambie los calcetines a menudo para mantener los pies secos y limpios. Usar dos pares de calcetines puede reducir la fricción entre el zapato y el pie. Utilice un calcetín fino debajo y un calcetín más grueso encima. Asegúrese de que los calcetines no quedan arrugados o que estos hacen que los zapatos queden demasiado ajustados.

  • ¿Cómo se tratan las ampollas?

    1. Limpie la ampolla con agua o un limpiaheridas
    2. Asegúrese de que la piel está limpia y seca y no tiene restos de suciedad, crema o aceite.
    3. Aplique un apósito para ampollas que cubra la ampolla y se adhiera a la piel circundante.
    4. Deje el apósito para ampollas hasta que se desprenda. El apósito para ampollas puede permanecer adherido durante varios días, el tiempo puede variar de una persona a otra. Cuando el apósito se desprenda, limpie la ampolla y aplique un nuevo apósito para ampollas. Repítalo hasta que la ampolla se haya curado.
    5. Para retirar el apósito para ampollas, estírelo lentamente en la dirección de la piel (no tire de él hacia arriba).